Ciencia

13 noviembre, 2019 en

Time-lapse muestra el trabajo en la obra «Pilares de la Ciencias» en el Edificio Emilio Pugín

«Los pilares de la ciencia» se encuentra en el acceso del Edificio Emilio Pugín.

Cisnes de cuello negro, el monito del monte, el Chilesaurio, helechos, moléculas, ecuaciones, volcanes, son algunos de los elementos que se van vinculando y recibiendo a cada una de las personas que hoy entran al Edificio Emilio Pugín de la Facultad de Ciencias UACh. Cada uno de estos elementos, yace pintado en los pilares que soportan la construcción de cuatro pisos, generando una narración coherente referenciando a las temáticas de estudio de cada instituto de dicha macrounidad.

En rigor se trata de una sola gran obra con cuatro formatos, cada formato con cuatro lados, o sea son 16 imágenes que van vinculando temáticamente y formalmente, según la descripción técnica que hizo el pintor Francisco «Pancho» Ramos acerca de la obra de su autoría: «Los pilares de la ciencia». En ella buscó entregar un relato circular, donde cada pilar fuera incluyendo disciplinas científicas distintas, apuntando a las respuestas que se buscan en el mundo natural.

«… Se puede generar un paralelo entre ilustrar para un libro e ilustrar para un espacio público, porque las personas entran a un espacio y tienen una experiencia que los transforma y que los llena de información. En el fondo siempre una imagen es una información, la pintura tiene contenidos cognitivos y sensoriales (color, forma, etc). En este caso, la gente se encontrará con las propias imágenes de sus objetos de estudio, entonces es doblemente interesante, porque no sólo es un mural, es un mural que los refleja a ellos mismos», señaló el artista.

Ya hace casi dos años, Ramos sorprendió a la comunidad universitaria y valdiviana con una pintura en el exterior del mismo edificio, en la cual representó una Ballena Azul a tamaño real, desafío que aceptó justo cuando celebraba sus 40 años de labor artística, en donde principalmente se ha dedicado a dibujar y pintar al mundo natural. En los «Pilares de la Ciencias», el autor resalta los vínculos que tuvo que hacer entre disciplinas tan distintas como la biología y la matemática; lo cual bajo su mirada fue mucho más abundante de lo que se puede pensar. Al finalizar, enfatizó en que el sentido de la obra es ver qué es la ciencia.

«De qué se trata la ciencia. La ciencia son las preguntas que se ha hecho el hombre respecto de sí mismo y respecto del entorno, y las respuestas que han ido encontrando, que en algunos casos respuestas permanentes y en otros respuestas que van a caducar con el tiempo. Pero el hecho que el hombre vaya conociendo su entorno lo va haciendo consciente de la complejidad de la vida y los mecanismos con los que los organismos se generan así mismo» quizo enfatizar.

A continuación dejamos un registro audiovisual de su trabajo.