Ciencia

30 noviembre, 2017 en

Recuperan 5000 años de historia sísmica desde lagos de la Región de Los Ríos

El registro en fango proporciona nuevos conocimientos sobre el peligro sísmico a lo largo de la zona de subducción chilena

Investigadores de Cyclo participaron en investigación descubrió que los terremotos gigantes en la interfaz de la  subducción, bajo la placa Sudamericana,  se repiten con intervalos relativamente regulares. Esta fue la conclusión a la que llegó el equipo internacional luego de analizar los testigos de sedimentos de los Lagos Riñihue y Calafquén en la Región de los Ríos.

“En 1960, el centro-sur de Chile fue golpeado por el mayor terremoto conocido en la tierra con una magnitud de 9,5. El tsunami resultante fue tan masivo que, además de inundar la costa chilena, cruzó el Océano Pacífico e incluso mató a unas 200 personas en Japón “, dice el Dr. Jasper Moernaut, Profesor Asistente de la Universidad de Innsbruck en Austria, y de los Núcleos de investigación TAQUACH (UACh) y CYCLO, autor principal del estudio, del cual se desprende lo crucial que es comprender cuándo y dónde pueden ocurrir en el futuro terremotos gigantes.

En el testigo de sedimento reconocieron que cada terremoto fuerte produce deslizamientos subacuáticos de sedimentos.El trabajo fue publicado en la revista  Earth and Planetary Science Letters, el equipo de investigadores belgas, chilenos y suizos presentó un nuevo enfoque para abordar el problema de la recurrencia de grandes terremotos, al analizar los sedimentos fangosos en el fondo de los lagos, reconociendo que cada terremoto fuerte produce deslizamientos subacuáticos de sedimentos, los que se conservan en las capas sedimentarias que se acumulan en el fondo del lago. Al muestrear estas capas con testigos de sedimentos de hasta 8 m de longitud, recuperaron la historia completa de los terremotos durante los últimos 5000 años.

Con este enfoque, el equipo descubrió que los terremotos gigantes (como el de 1960) vuelven a ocurrir cada 292-93 años y, por lo tanto, la probabilidad de que ocurran tales eventos gigantes sigue siendo muy baja en los próximos 50-100 años. Sin embargo, los terremotos “más pequeños” (~ M8) ocurrieron cada 139-69 años y hay un 29.5% de posibilidades de que tal evento ocurra en los próximos 50 años en la Región de los Ríos. Desde 1960, el centro-sur de Chile ha sido sísmicamente muy tranquilo, pero un reciente terremoto M7.6 (el 25 de diciembre de 2016) cerca de la isla de Chiloé sugiere un nuevo despertar de grandes terremotos.

Sobre la recurrencia

En general, se piensa que los terremotos gigantes liberan tanta energía que se necesitan varios siglos de acumulación de estrés para producir el siguiente sismo. El problema reside en que los datos sismológicos o los documentos históricos, simplemente no retroceden lo suficientemente en el  tiempo para revelar los patrones de su recurrencia.

“Estos lagos chilenos originan una oportunidad fantástica para estudiar la recurrencia de los terremoto”, dice el Dr. Moernaut. “La erosión producida por el hielo durante la última glaciación dio como resultado una cadena de lagos grandes y profundos sobre la zona de subducción, donde se generan los terremotos más poderosos. Esperamos extender nuestro enfoque a lo largo de la zona de subducción sudamericana, lo que nos permitirá descubrir si, por ejemplo, los terremotos siempre se rompen en los mismos segmentos, o si otras áreas en el país son capaces de producir terremotos gigantes de magnitud superior a 9”.

“Es un tema continuo de intenso debate sobre si debemos modelar la recurrencia de un gran terremoto como un proceso casi regular o aleatorio en el tiempo. Por supuesto, la elección del modelo tiene una gran repercusión en la forma en que evaluamos el peligro sísmico real en el centro-sur de Chile durante las próximas décadas o siglos”, dice Dr. Mario Pino, Director de la Carrera de Geología UACh.

Por su parte, el Director de la Iniciativa Milenio Cyclo e investigador del Instituto de Ciencias de la Tierra, Dr. Daniel Melnick dijo a la Tercera “nos puede ayudar a decir qué tan probable es que ocurra un evento de magnitud determinada. Es una técnica nueva Recién en el 2000 se hicieron las primeras publicaciones del análisis del fango en lagos, pero esta es la primera vez que se tiene un registro tan fino y de diferentes magnitudes”, destacó el Dr. Melnick.

Ver sitio Web Núcleo Milenio Cyclo

Ver nota en Diario La Tercera