Ciencia

28 noviembre, 2017 en

Proyecto Nido: Escolares mostraron nuevo hogar que construyeron para la avifauna local

Iniciativa finalizó con exposición de casa-nido construidas por los participantes del proyecto.

El martes 21 de noviembre finalizó el proyecto FPA “NIDO: construyendo para conservar”, el cual se ejecutó durante 8 meses y nació tras la inquietud de dos profesionales de las ciencias, Paula Marín, Médico Veterinario de la Universidad de Chile y Carla Christie, Bióloga Marina de la Universidad Austral de Chile y coordinadora de Vinculación con el Medio de la Facultad de Ciencias.

El proyecto tuvo como finalidad relevar las características y diversidad de las aves urbanas; reforzando conceptos de sustentabilidad, ecosistemas y conservación. Un punto destacado de la iniciativa fue incentivar la valoración de los parques urbanos como reservas de biodiversidad dentro de la ciudad, visitando durante el proyecto el Jardín Botánico UACh, mercado fluvial y Parque Urbano El Bosque.

El proyecto incorporó conceptos de ciencia, tecnología y arte, además de incluir aspectos de igualdad de género, actividades al aire libre, incentivo por la actividad física, e integración de la familia en el proceso de aprendizaje, donde se trabajó con alumnos, padres y docentes de los Colegios Masters College, Colegio Helvecia y Colegio Aliwen.

Carla Christie, asesora técnica del proyecto destacó “lo más gratificante es ver cómo los niños/as han ido incorporando conocimientos de aves y de su ecología, que cambien su respuesta de aves que conocen desde palomas a picaflor, tordo o cometocino, y ver como se han ido apropiado de su proyecto a través de las experiencias, no sólo de aprender haciendo, sino también trabajando en conjunto con sus padres”. Destacó la profesional.

La finalización del proyecto incluyo una ceremonia, que dio paso a la inauguración de la Expo NIDO, donde se presentaron las casas-nido fabricadas durante el proyecto en la segunda planta del Edificio Emilio Pugin de la Facultad de Ciencias de la UACh.

NIDO fue financiado por el Fondo de Protección Ambiental, FPA 2017, del Ministerio de Medio Ambiente, y ejecutado por la ONG Alerce, quienes manifestaron su deseo de seguir postulando a fondos concursables, para darle continuidad a éste y otros proyectos educativos en la región.