Ciencia

14 noviembre, 2019 en

Evalúan positivamente viaje de estudiantes a Emiratos Árabes Unidos a encuentro mundial de ciencia y tecnología, que fue apoyado por la Facultad de Ciencias de la UACh

*** Los estudiantes pertenecen a la Escuela Francia y al Colegio Helvecia, ambos de Valdivia, y presentaron investigaciones en las que fueron asesorados por los académicos Luis Pardo Suazo y Susana Paula Juliá.

Identificar fibras de microplástico en los residuos estomacales de jaibas que se comercializan en nuestro país y estudiar el rol que cumple la Chusquea quila en los bosques valdivianos, fueron las investigaciones que permitió a los estudiantes valdivianos Kevin Ponce González y Gustavo Vera Burgos, de la Escuela Francia; junto a Samuel Quintana Bilbao y Javier Quintana Mora, del Colegio Helvecia, pudieran participar del The Milset Expo-Sciences International (ESI) 2019, un encuentro mundial de ciencia y tecnología, que este año se desarrolló en Abu Dhabi, capital de Emiratos Árabes Unidos.

La primera investigación fue asesorada el 2018 por el doctor Luis Pardo Suazo, del Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas de la Facultad de Ciencias de la UACh, luego de lo cual, Ponce y Vera pudieron participar en diferentes eventos científicos organizados por la Fundación Club Ciencias Chile, instancias en las cuales, los alumnos, se destacaron y obtuvieron importantes reconocimientos a nivel nacional, lo que les permitió acreditar y representar a Chile en este importante evento científico a nivel mundial, donde viajaron acompañados de su profesora Paola Vera Basly.

En este proyecto, los jóvenes junto a su profesora analizaron jaibas en búsqueda de fibras de plástico en sus residuos estomacales, lo que fue hallado en varios ejemplares. Sobre las proyecciones de esta investigación, Paola Vera sostiene que seguirán trabajando en la búsqueda de estas fibras, pero ahora agregando aspectos como cuánto afecta la fibra de microplástico el crecimiento de la jaiba, o si las microfibras pudiesen llegar a las partes comestibles de este crustáceo.

“La experiencia fue más que maravillosa. Con los chicos quedamos totalmente encantados de conocer ese país (…) fue como estar en otro mundo”, relató Vera, quien destacó la infraestructura del país y la cultura islámica. “Ellos realmente practican su religión completamente en vida. Nos tocó andar en mercados y escuchar por parlantes los llamados a la oración. Eso fue bonito de ver, así como escuchar sus cánticos”, dijo la docente.

Sobre la actividad, Paola Vera destacó la organización del evento por el gran espacio que ocupaba el encuentro y la amplia convocatoria que tuvo, con 1.800 proyectos que representaban a 68 países.

“Siempre he trabajado en escuelas con alta vulnerabilidad, donde el acceso de los niños a investigación, de acercarse a científicos de la universidad o a viajes, es realmente un beneficio no sólo directo en ellos, quienes ya están pensando en seguir estudios superiores, sino que el beneficio también se provoca en su curso, donde hay un impacto que marca muchísimo”, explicó Vera.

«Un sueño hecho realidad»

De igual forma y tras estudiar la función de la Chusquea quila (llamada también quila), Samuel y Javier Quintana, determinaron que dicha planta -familia del bambú- sirve como filtro para otras especies nativas que crecen cerca. En esta investigación ambos jóvenes fueron guiados por la profesora del Colegio Helvecia, Ana Luisa Cuevas, junto al asesoramiento de Susana Paula Juliá, académica del Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas de la Facultad de Ciencias de la UACh.

“Fue un sueño hecho realidad, porque si bien es un viaje en la parte económica muy costoso, se pudo lograr gracias al apoyo de la Municipalidad de Valdivia”, afirmó Cuevas, quien añadió que a sus estudiantes “esta investigación les abrió puertas a otro mundo (…) ya que lograron compartir con chicos de otras naciones, lo que fue realmente impactante para ellos. Este viaje parecía inalcanzable, pero se logró el apoyo para que pudieran viajar”, comentó la docente, quien también destacó la ayuda prestada por la investigadora Susana Paula Juliá.

“Ella fue, hasta los últimos instantes, un apoyo fundamental para nosotros. Todo el rato estuvimos en contacto con ella por su asesoría en la parte científica y nos abrió las puertas de su laboratorio para poder comunicarse con científicos importantes. (…) Sin duda se agradece también esta oportunidad a la Universidad Austral de Chile”, dijo Cuevas.

Cabe destacar que el viaje de estos 4 estudiantes y sus respectivas profesoras, fue financiado en parte por la Municipalidad de Valdivia, cuyo alcalde, Omar Sabat, y su concejo, aprobaron una subvención municipal. A eso se suma un aporte del Decano de la Facultad de Ciencias de la UACh, Carlos Bertrán, el que fue gestionado por el área de Vinculación con el Medio.